la luz no se escribe con negro

la luz no se escribe con negro, mixta collage sobre madera, políptico (cuadro rectangular 29 x 19 cm, cuadrado 21 x 21cm. )

la luz no se escribe con negro, mixta collage sobre madera, políptico (cuadros rectangulares 29 x 19 cm, cuadrados 21 x 21cm. ), 2014.

Este es el ultimo cuadro que he hecho y es de diciembre del 2014, no es muy fresco que digamos pero es muy significativo, después de este cuadro nació mi segundo hijo.

El conjunto de los cuatro cuadros, que son de tamaño pequeño sigue con la lógica personal de hacer cuadros pequeños, ya que a estos puedes ponerles precios menos elevados y pueden ser más asequibles para ser vendidos, el cual es su cometido. Por otro lado, mostrar una imagen grande con cuadros pequeños,la imagen se ve cortada, pero cortada de manera que los espacios en blancos que quedan, son los huecos en los que las miradas de los observadores, imaginan el resto del cuadro que los une. La imagen presenta una gran variedad de texturas, el papel queda inserto de tal manera en la imagen, que solo en directo se aprecia su belleza y destreza a la hora del collage. Tiene un toque oriental y en su elaboración debí de paralizarla antes de tiempo, pero en ocasiones somos obstinados con una idea y la culminas y luego sigues por otras experiencias. La intención de hacerlos es disfrutar en su elaboración y sacar lo bello de dentro. La intención de venderlo es poder vivir de esto, así pues si te interesa o puede interesarle a alguna persona que conozcas, no dejes de mostrárselo y ponerte en contacto conmigo.

de tierra y cemento

La siguiente serie de cuadros, o mejor dicho, minicuadros dado el tamaño de sus formatos, surge del trabajo realizado en el periodo de final del 2011 y principio del 2012.
La serie refleja el transito de la ciudad al campo, coincidiendo con un momento de mi vida en el que después de mucho tiempo deseandolo, me he ido a vivir al campo.

La obra que expongo a modo de expresión propia, nos transporta a un viaje de miradas que van de la ciudad al campo y del campo a una naturaleza silvestre más unida a la tierra. Son instantes de la vida que han quedado registrados en la memoria donde cada uno guarda su historia particular.

Esta exposición es una invitación a realizar un viaje interior que nos lleva a buscar la dualidad existente en nuestras vidas. Somos seres urbanos y nos nutrimos de la tierra, somos naturaleza y sociedad.

Este viaje además de ir de un opuesto a otro, nos lleva a una encrucijada, una confluencia de caminos. La naturaleza que nos conecta con la raíz más atávica y la ciudad, donde el hombre se reinventa o se pierde en el ser cosmopolita… buscando un punto de unión en el que sentirnos cómodos y conscientes de nuestro propio ser, un lugar en el que podamos sentirnos satisfechos.

Tú eliges el punto de partida de tu propio recorrido.

inad salcedo

arte para destapar la ciudad (p.f.c.)

nogalina y el azar

 

primeros destapes

Las primeras pinceladas estudiando bb.aa. en Granada, experimentando, sintiendo,  descubriendo, encontrando …

.